• Dona arroz mientras juegas y aprendes inglés gratis

  • Los mejores hoteles al mejor precio:

Cirugía prenatal que salva vidas

Existe una proporción de un 6% en caso de mellizos idénticos que  nacen con un síndrome de transfusión sanguínea (TTTS) entre ellos.  Es una enfermedad rara y generalmente mortal cuando ambos bebés han compartido la misma placenta, es decir cuando son gemelos.

En este tipo de embarazos, cuando hay una sola placenta para los dos bebés que contiene vasos sanguíneos que conectan a ambos, a veces el flujo sanguíneo se desequilibra, y causa el síndrome.  Como resultado de ello, uno de los bebés -generalmente el más pequeño- no recibe suficiente sangre, a la vez que el otro recibe demasiada.

Ambos bebés tratarán de compensar esta situación.  El bebé que no recibe suficiente sangre comenzará a producir menos y menos orina, y su vejiga se reducirá de tamaño.  El otro bebé, que recibe más sangre de lo normal, comenzará a producir demasiada orina, y su vejiga se agranda.

Esta es una condición que no es genética ni heredada, ni producida por los padres.   Pero si el síndrome no es tratado, existe entre el 80 y 90% de probabilidades de que uno de los mellizos muera.

Los bebés de Ronna y Doug Wilson, lamentablemente estaban entre esos bebés afectados por el síndrome.  Pero una cirugía intrauterina logró salvarles la vida.  Y  hoy son conocidos como los “bebés milagro”.

Sucedió hace pocos meses, durante la 18a. semana de gestación los bebés de Ronna fueron diagnosticados en El Texas Children’s Fetal Center de Houston, y los médicos sugirieron una cirugía prenatal, en la que la placenta sería dividida para crear dos placentas separadas.  Sólo 11 instituciones realizan esa operación en los EEUU, y sólo el 65% de los bebés sobreviven el procedimiento, dependiendo de cuán temprano es el diagnóstico.  Y muchas veces, el 15% de las veces, los mellizos que logran sobrevivir a la cirugía, se enfrentan a daños neurológicos como ceguera o parálisis cerebral.

Esta vez, la operación fue un éxito.

El corazón de uno de los bebés, Harrison, estaba dañado por recibir un exceso de sangre del otro bebé, Dillon.  Pero luego de la cirugía comenzó a mejorar su condición en el útero.  Un día después del nacimiento por cesárea, el ecocardiograma de Harrison daba niveles normales.

Desde aquí celebro que la ciencia no sólo esté al servicio de los intereses económicos, sino a favor de la vida.

Fuente: Statesman.com

Anuncios

2 comentarios

  1. Excelente noticia. Me alegro por los padres y por los niños. En España le habrían dicho a los padres que no había ninguna solución y que lo único que quedaba era abortar.

  2. Que noticia tan bonita. Da esperanza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: