• Dona arroz mientras juegas y aprendes inglés gratis

  • Los mejores hoteles al mejor precio:

Cómo elaborar productos de limpieza caseros

Por Alicia G. García

Si realmente fuéramos conscientes del número de botes y frascos que acumulamos en nuestros hogares, tanto para la limpieza de las diferentes partes de la casa como para nuestra higiene personal, de la cantidad de sustancias químicas que acumulan con la disculpa de una higiene extrema, como si nuestra casa tuviese que ser un hospital, y del dinero que su compra nos supone al mes… creo que a todos nos parecería una verdadera barbaridad.

Un producto para cada tipo de superficie en la cocina, para cada parte del baño, para cada suelo de las habitaciones, ¿es realmente necesario? O más bien ¿nos hemos dejado convencer por la publicidad que nos bombardea sin descanso y nos decidimos a comprar un producto y otro más, sin pensar realmente lo que hacemos?

Y mi pregunta es: ¿cómo se las arreglaban, hace años, para mantener la casa limpia y habitable nuestras abuelas, si carecían de todos los “mágicos productos” que ahora abarrotan las nuestras?

Por el ahorro de tiempo, de espacio, de dinero, por la salud de nuestra piel que constantemente se ve expuesta a los compuestos químicos que contienen los productos de limpieza, y también por una contribución al medio ambiente, al cual arrojamos sin pensar cantidades ingentes de tóxicos con la disculpa de su necesidad para mantener libres nuestros suelos de bacterias, os propongo un proyecto común. ¿Qué os parece si entre todos reunimos una serie de recetas, si pueden ser probadas y usadas por la persona que la escriba, para poder elaborar en casa productos de limpieza e higiene personal?

Mi contribución consiste en describir la fabricación de un jabón casero, que mi madre lleva haciendo toda su vida y os doy mi palabra, no hay nada mejor para quitar manchas en la ropa.

Mezclar hasta que se espesen 3 litros de agua con 3 litros de aceite usado, 300 gramos de detergente en polvo y medio kilo de sosa cáustica. Es importante tener un especial cuidado al introducir este elemento en la mezcla, imprescindible utilizar guantes y mantener la habitación donde estemos trabajando bien ventilada, removiendo la mezcla con cuidado para que no nos salpique la sosa, ya que podría quemarnos. Cuando tengamos una masa homogénea lo dejamos que endurezca y luego lo cortamos al tamaño que deseemos. Otra opción consiste en sustituir el aceite por sebo, en este caso lo tendremos que derretir para poder mezclarlo mejor con el resto de los componentes.

 

Fuente: Yahoo Noticias