• Dona arroz mientras juegas y aprendes inglés gratis

  • Los mejores hoteles al mejor precio:

Centrales eléctricas con biomasa agroforestal (II)

Primera parte aquí

Podrían generar grandes cantidades de energía renovable en España, pero su uso todavía es mínimo

Potencial eléctrico con biomasa en España

Diversos informes muestran el gran potencial energético de la biomasa en España, frente a su escasa utilización. En un estudio reciente, el Observatorio de la Energía de Castilla y León señala esta situación paradójica. Sus responsables explican que las empresas optan por deshacerse de los residuos de biomasa a través de gestores autorizados, contenedores urbanos o la venta. El informe recuerda que la biomasa también puede aprovecharse en los hogares para generar aire acondicionado, calefacción y agua caliente.

En Extremadura, estudios de la Junta indican que en esta comunidad se podrían conseguir al año más de 400.000 toneladas de residuos forestales aprovechables. Con esta materia prima, estiman que se generaría electricidad para la mitad de los hogares extremeños. Los responsables de la Junta apostillan que la biomasa también podría ser de otro origen, además del forestal, como el alpechín de las aceitunas, el serrín y restos de carpintería o las cáscaras de frutos secos, sin olvidar los cultivos energéticos para biocombustibles.

Por comunidades autónomas, Andalucía es la principal generadora de electricidad con biomasa. En su territorio funcionan 15 plantas (ocho de ellas en Córdoba) que producen 164,2 MW (el 44% del total en España) y son capaces de abastecer a 246.300 viviendas. El combustible proviene de restos de invernadero, orujo, orujillo y madera.

Galicia, Castilla y León y Castilla-La Mancha registran también importantes consumos de biomasa. En estas comunidades autónomas están previstos varios proyectos de plantas eléctricas con biomasa agroforestal.

Planes para aprovechar la biomasa

Ante este potencial, las instituciones tratan de impulsar este tipo de producción eléctrica. El Plan de Energías Renovables (PER) fijaba que para 2010 algo más del 6% de la electricidad en España proviniera de la biomasa en sus diferentes formas. El nuevo PER se plantea para el periodo 2011-2020 un objetivo más ambicioso, al igual que la Directiva Europea sobre renovables. La finalidad es lograr un parque eléctrico con una potencia instalada de 1.695 MW.

El Ministerio de Industria ha diseñado diversas medidas. Sus responsables han duplicado para este año el presupuesto del Plan de Activación del Ahorro y la Eficiencia Energética 2008-2011. Esta iniciativa, que gestiona el Instituto para la Diversificación de la Energía (IDAE), propone entre sus objetivos el aprovechamiento de la biomasa, por lo que las nuevas instalaciones eléctricas podrían beneficiarse de interesantes ayudas.

El Ministerio también pretende modificar la retribución eléctrica de los proyectos de biomasa y biogás, incorporar la combustión y desarrollar una normativa específica para el uso térmico de la biomasa.

Alemania, un modelo

El aprovechamiento de la biomasa en Alemania ha crecido de forma espectacular en los últimos años. En la actualidad, se utilizan seis millones de toneladas de residuos de madera tanto para fabricar tableros aglomerados como para generar energía. Las instalaciones de biomasa maderera se han triplicado en la última década y superan ya las 150 plantas. La legislación, favorable al uso de las energías renovables, explicaría este crecimiento, según los expertos.

(seguirá)

Fuente: Eroski

Anuncios

Centrales eléctricas con biomasa agroforestal (I)

Podrían generar grandes cantidades de energía renovable en España, pero su uso todavía es mínimo

Aprovechar los residuos forestales para generar electricidad renovable y evitar que causen incendios. Éste es el doble objetivo de la recién inaugurada planta eléctrica de biomasa forestal de Corduente (Guadalajara). Las ventajas ecológicas y económicas de estas instalaciones y el potencial de la biomasa española animan a otras empresas e iniciativas ciudadanas a plantear más centrales de este tipo. No obstante, los expertos recuerdan las dificultades que explican por qué no se han generalizado.

Centrales de biomasa agroforestal en España

Tras un retraso de dos años, el municipio de Corduente inauguraba a finales de julio una central eléctrica peculiar. Su combustible consiste en residuos forestales provenientes de la limpieza de los montes adyacentes y del Parque Natural del Alto Tajo.

El objetivo de sus responsables, Iberdrola Renovables, es transformar al año unas 26.000 toneladas de estos restos de poda y clareo en dos megavatios (MW) continuos de electricidad, suficientes para abastecer a unos 14.000 habitantes. El 12% de esta energía se destinará al funcionamiento de la propia central. Sus dimensiones son pequeñas y la idea es que sirva de piloto para futuros proyectos. Esta empresa ha previsto instalar otra planta de biomasa forestal en As Somozas (A Coruña), pero se encuentra paralizada a la espera de que se clarifique el plan de energías renovables en la comunidad gallega. Otras empresas de este sector con proyectos de centrales de biomasa en Galicia están en la misma situación.

La central es un ejemplo de colaboración empresa-institución-universidad: Iberdrola ha contado con el apoyo de la Junta de Castilla-La Mancha, el Ayuntamiento de Corduente y la Universidad de Castilla-La Mancha. La instalación ha costado unos ocho millones de euros. Sus impulsores aseguran que es la primera central de este tipo en España. Sin embargo, la empresa Norvento afirma que su planta de Allariz, en Orense, produce 2,5 MW a partir de residuos forestales desde 1998.

En cualquier caso, son una muestra de que la biomasa como combustible para producir energía eléctrica es cada vez más interesante. Otras empresas han informado de planes para instalar centrales similares. Sacyr Vallehermoso, a través de su filial Valoriza, anunciaba el año pasado un proyecto para poner en marcha en Reocín (Cantabria) una planta de energía con biomasa forestal. Esta empresa cuenta en Villanueva de Algaidas (Málaga) y en Puente Genil (Córdoba) con sendas plantas de iguales características.

En el Pirineo, las comarcas de Alto Gállego, la Jacetania y Sobrarbe también han dado a conocer su intención de instalar pequeñas plantas que aprovechen los restos de la limpieza de los montes para producir energía.

Biomasa agrícola y co-combustión

La biomasa agrícola para generar electricidad está más asentada en España que la de origen forestal. En nuestro país funcionan varias instalaciones y algunas de las principales empresas energéticas han dado a conocer proyectos para los próximos años. Una de las más emblemáticas es la central que Acciona tiene desde 2004 en Navarra. Produce 25 MW a partir de paja de cereal y su coste ascendió a 50 millones de euros.

La co-combustión sería otra posibilidad intermedia: las centrales térmicas convencionales sustituyen parte del carbón que utilizan como combustible por biomasa. Según sus defensores, estas instalaciones están preparadas para asumir el cambio sin grandes inversiones, siempre que se cuente con la materia prima.

Centrales por iniciativa ciudadana

La biomasa también serviría para democratizar la generación de electricidad. Ya no estaría sólo en manos de las grandes compañías, sino también de ciudadanos que se unan para crear pequeñas plantas. En el concejo de Bande (Orense), un grupo de 40 personas ha organizado una sociedad para promover una planta de biomasa forestal. La instalación utilizaría la tecnología de gasificación para transformar restos de matorrales en energía.

De manera similar, la asociación para el desarrollo de la Montaña, Cederna-Garalur, planea crear en la localidad navarra de Burgui una planta de biomasa forestal con el sistema de gasificación. Su idea es construirla en el recién inaugurado polígono industrial del valle de Roncal. La instalación no sólo generaría energía, sino también diversos productos, como astillas, serrín, pellets y virutas.

(seguirá)

 

Fuente:  Eroski

Brasil anuncia un plan para frenar la deforestación en su segundo mayor ecosistema

El Gobierno brasileño anunció hoy un plan para combatir la deforestación en el Cerrado (la sabana central), el mayor ecosistema del país después de la Amazonía y uno de los más afectados por el avance de la agricultura y la pecuaria

El plan prevé la vigilancia de la deforestación en el Cerrado con imágenes de satélite, como ya se hace exitosamente en la Amazonía, como forma de preservar la biodiversidad en una región que cuenta con importantes especies como el lobo guará, el venado y el jaguar.

Según la iniciativa anunciada hoy por el Ministerio de Medio Ambiente, el Cerrado ya perdió cerca del 48,2% de su cobertura vegetal original, lo que equivale a cerca de un millón de kilómetros cuadrados devastados.

Apenas en los últimos seis años el área devastada llegó a 127.000 kilómetros cuadrados, según un estudio realizado mediante la comparación de imágenes de satélite hechas en 2002 y en 2008.

Además de la vigilancia con satélite y las medidas para aumentar la fiscalización, el Plan de Prevención del Control de la Deforestación del Cerrado, con un presupuesto de cerca de 200 millones de dólares hasta 2011, prevé la creación de reservas y campañas para controlar a los propietarios.

El ministro de Medio Ambiente, Carlos Minc, reconoció que, pese a los avances logrados para frenar la deforestación de la Amazonía, el Gobierno poco ha combatido la devastación de su sabana central.

La disparidad permitió que mientras que el ritmo de devastación en la Amazonía cayó a cerca de 10.000 kilómetros cuadrados al año, el menor nivel en las últimas décadas, el del Cerrado alcanza los 20.000 kilómetros cuadrados de destrucción por año.

“Hace diez años la deforestación en la Amazonía y en el Cerrado era igual, de 20.000 kilómetros cuadrados por año. Felizmente conseguimos reducirla a la mitad en el ecosistema amazónico. La mala noticia es que no conseguimos hacer eso en el Cerrado”, dijo Minc.

La cobertura vegetal de la sabana, quemada para la producción de carbón vegetal, ha dado lugar a extensos pastizales para la cría de ganado y a cultivos de caña de azúcar y soja, principalmente.

“Los datos muestran una realidad muy cruel. Hoy se desforesta en el Cerrado el doble de lo que se destruye en la Amazonía. No queremos que el Cerrado se convierta en un nuevo Bosque Atlántico”, aseguró el ministro.

El Bosque Atlántico, otro de los grandes ecosistemas del país y del que apenas se preserva el 20% de su extensión original de 1,3 millones de kilómetros cuadrados, es el bosque que se extendía por todo el litoral desde el estado de Río Grande do Sul, en la frontera con Argentina, hasta Río Grande do Norte, en el nordeste del país.

Para combatir la destrucción del Cerrado, el Ministerio de Medio Ambiente identificó los 60 municipios que fueron responsables por cerca de la tercera parte del área de sabana devastada en los últimos seis años y en donde las acciones de fiscalización serán prioritarias.

Tales municipios están ubicados en los estados de Goiás, Tocantins, Bahía y Mato Grosso y se han convertido precisamente en importante regiones productoras de granos y de carbón.

Minc dijo que la importancia del plan para reducir la destrucción del Cerrado obedece a que es precisamente en esa región que nacen los ríos que alimentarán después tres de las mayores cuencas hidrográficas del país: la del río San Francisco, la de los ríos Araguaia y Tocantins y la de los ríos Paraná y Paraguay.

“El Cerrado es la fuente de la mayor parte del manantial de aguas del país y no puede ser perjudicado por la agricultura”, dijo.

“Si seguimos destruyendo las fuentes de esas cuencas vamos a tener menos agua y menos energía renovable (hidroeléctricas). No estamos preocupados apenas con la fauna o la biodiversidad sino también con el desarrollo de Brasil”, dijo.

 

Fuente: Yahoo Noticias

En España también se preocupan por el medioambiente

Vuelve el carrito de la compra

  • Carrefour deja el martes de dar bolsas de plástico a sus clientes
  • Tardan 400 años en descomponerse y sólo se recicla el 10%

El tradicional carrito de la compra que llevaban nuestras madres a la tienda de ultramarinos está llamado a convertirse otra vez en el protagonista de las despensas.

Los grandes líderes de la distribución pisan el acelerador para ajustarse al Plan Nacional de Residuos -impulsado desde Bruselas- y que, entre otros objetivos, pretende reducir a la mitad la cantidad de bolsas de plástico que se consumen en el sector del comercio.

España es el tercer país europeo en consumo de bolsas de plástico de un solo uso. Cada habitante recibe al año una media de 238 bolsas, que tardan 400 años en descomponerse, y de las que sólo se recicla el 10%.

Carrefour quiere llevar la delantera en este asunto y, a partir de mañana, dejará de repartir bolsas de plástico en sus hipermercados y supermercados de Madrid y País Vasco para que los clientes trasladen su compra a casa. La iniciativa se irá incorporando progresivamente a todos sus establecimientos, de tal forma que en noviembre los embalajes de plástico desaparecerán de todas sus cajas.

Desde el martes, los consumidores que acudan a los puntos de venta de Carrefour tendrán que llevar sus propias bolsas o, por el contrario, adquirir las reutilizables que se le proporcionará en el híper. En principio, habrá un período de transición en el que se regalarán estas bolsas. Pero, después, se cobrarán 50 céntimos de euro por cada bolsa reutilizable.

Eroski premiará a los ecológicos

Los pasos de Carrefour serán seguidos por Eroski que, a partir del próximo día 10, dará el pistoletazo de salida a su plan para recortar el uso del plástico entre sus clientes. En principio, la compañía mantendrá las tradicionales bolsas sin costes para sus clientes.

Sin embargo, premiará a los consumidores que prescindan del plástico. Esto es: si el comprador lleva sus propias bolsas le descontará del ticket final un céntimo de euro por cada bolsa de plástico que hubiera necesitado para cargar los productos. “Un programa informático calculará al pasar por caja las bolsas que hubiera requerido la compra, descontándose directamente en la factura los céntimos correspondientes”, explica Alejandro Martínez, director de Responsabilidad Social de Eroski.

Además, el grupo también facilitará bolsas reutilizables a un coste de 50 céntimos. Será la única inversión, porque si la bolsa se rompe Eroski la sustituirá de forma gratuita.

En principio, el grupo no se ha marcado fecha para retirar la bolsa de plástico de sus cajas. «Es tan sólo un primer paso para ir concienciando al público de la necesidad de eliminar las bolsas de un solo uso de nuestra vida cotidiana», explica Martínez.

La compañía espera que, con esta iniciativa, se dejen de malgastar 60 millones de bolsas de plástico al año. En concreto, todos los establecimientos del grupo de distribución vienen repartiendo unos 700 millones de bolsas al año.

El Corte Inglés es otra de los grandes de la distribución que ya ofrece en sus comercios bolsas reutilizables para que sus clientes transporten sus compras. Y, de momento, mantendrá la entrega gratuita de bolsas de plástico de un solo uso.

Fuente: diario El Mundo